poemas

desde la

disidencia

 

 

Poemas desde la disidencia

© 2019,

Gerardo Parra Valdés

 

poesiaconstante71@gmail.com

 

1ª Edición

© 2019, Book Depot, S.A. de C.V.

Cda. Guillermo Prieto 36, Col. Jesús del Monte,

Huixquilucan, Estado de México, C.P. 52764.

 

ISBN: 978-607-98407-3-0

Impreso en México

Printed in México

 

Todos los derechos reservados. Se prohíbe la reproducción, almacenamiento y divulgación total o parcial de esta obra por cualquier medio sin el pleno consentimiento y permiso por escrito de la editorial.

 

PRÓLOGO

 

A menudo recuerdo un pasaje que me intriga sobremanera, es el de un procurador romano preguntando sobre la verdad, ¿Qué es la verdad? Y se lo pregunta nada más ni nada menos que al nazareno. Me ha seducido siempre esa atmosfera dramática, enigmática, donde todo mundo parece esperar una respuesta, donde el silencio parece también estar dispuesto a perder el sentido de su existencia para escuchar lo que todos deseamos saber, una respuesta que satisfaga, que en realidad le dé sentido a lo que nosotros queremos concebir como justicia. Y entonces entra toda la confusión, se interrumpe el relato y comienza el relato de nosotros como personas, la discusión, la no unificación de criterios, todos esos discursos de que si mi verdad no es la verdad de los otros, etc.

Es cierto, quizá lo que a mí me gustaría que fuera la verdad no le agradaría a muchos, es lo más probable, sin embargo quiero pensar que hay algo unánime en la mente de la gente, algo que todos pensemos como bueno aun- que no lo compartamos. Pienso que la búsqueda de la verdad es algo inherente a la naturaleza humana, no creo posible ninguna vida sin que alguien se hubiera detenido a pensar en esta interrogante, a calibrar la necesidad de discernir entre el bien y el mal, independientemente del lado en que se estuviera.

Este no es un libro filosófico ni quiere promover algo como una verdad, primero, porque como menciono renglones arriba nadie puede poseer lo verdadero, segundo porque lo aquí relatado simplemente es una vivencia y tengo que cumplir con la ética ya que quizá haya personas que lean estas líneas y no estén de acuerdo con ellas.

Tengo que contar una historia, una historia en la que, por razones obvias, no se mencionan nombres, ya que aún se temen represalias. Lo que sí tengo que advertir es que, de lo que aquí se relata no hay ningún dato ficticio, todo ocurrió así como se dice. Sé que habrá personas que se sientan aludidas y otras que quizá me tachen de mentiroso. Quiero decirle al amable lector que jamás pondría una mentira en estas hojas, sólo soy un poeta que, con la locura del poeta, ve quizá de manera diferente muchas de las situaciones humanas y del mundo.

Dudé mucho en hacer público este libro pensando en que quizá, en nuestro país, donde se va perdiendo poco a poco el gusto por la lectura y la poesía, no encontraría los lectores necesarios para poder llevar a buen puerto esta empresa, sin embargo sentí como una obligación el hacerlo, me sentí en el derecho de dar voz a un segmento de mi vida que trajo miedo, incertidumbre, coraje e impotencia y que, desgraciadamente me abrió los ojos a muchos de los defectos de nuestra sociedad y los gobiernos que de ella emanan.

La realidad de nuestra patria se comienza escribir dependiendo de sus dirigentes y llama la atención cómo los distintos grupos que detentan el poder llevan a cabo acciones sin un verdadero consentimiento del pueblo. Formas como el plebiscito no son aceptadas, las consultas populares o las manifestaciones que congregan multitudes son ignoradas. Hubo incluso iniciativas de ley en las cámaras para castigar las manifestaciones públicas bajo el pretexto de salvaguardar la seguridad nacional. Las personas que detentan el título de representantes del pueblo parecen tomar decisiones que se

antojan más como alineación de un partido político, que como una verdadera visión sensible de ayudar al pueblo. No sé si en realidad imaginarán que su manera de pensar sea la adecuada y lo peor, que la quieran imponer a la fuerza.