EL AMOR ES EL COMIENZO Y EL FINAL

DE LA FALLA A LA FALTA

ES EL CAMINO


Pablo Daniel Galagovsky

editorial.etikar.org

Derechos reservados en todos los idiomas.

Este libro no podrá reproducirse total o parcialmente por ningún método, sea físico, virtual o de cualquier otro tipo, sin previa autorización por escrito de los autores y la editorial.

Copyright: Editorial Iniciática Etikar

ISBN: 978-987-47552-0-9

Año de edición: 2020

1. Autoayuda. 2. Crecimiento Espiritual. I. Título. 

   CDD 158.1 

Editorial Iniciática Etikar

Buenos Aires, República Argentina

DE LA FALLA A LA FALTA.


Romance no declarado.

Se abre el telón.


En el principio no era la nada, y la nada no fue.

Érase una vez………... nada, y la nada antecedió al todo, y la nada no era y todo era devenir.

La nada contenía a todo pero no tenía forma, era puro potencial.

Y sucedió la primer fluctuación cuántica, de la cual surgieron dos partículas, que desencadenaron una creación en cascada de cientos de formas completamente extrañas, partículas, cuerdas y branas, pero lo más importante que se creó fue el tiempo y el espacio como una unidad total y complementaria.

Con lo cual, si te percataste, la introducción está mal para nuestro lenguaje, pues no se puede hablar de antes del surgimiento del tiempo mismo, no tiene sentido el lenguaje, trasciende al mito mismo.

Pero bue… este es un libro, ¿y qui quiris qui li haga?

Se fue organizando la energía en formas más complejas y en algún momento se complejizó tanto, que empezó a tener conciencia de su existencia.


Presentación de los personajes.

En este momento estaban las formas complejas, que empezaron a adquirir conciencia de sí mismas, y curiosidad por sí mismas. Tenían avidez por experimentar quienes eran, y de lo que eran capaces. Algunas experimentaron dentro del Universo que se estaba creando a sí mismo, y algunas entidades fueron más allá del Universo conocido, pero su luz no lo acompañó a esas zonas oscuras.

Con lo cual el Universo quedó dividido en Claritos y Oscuritos, nombres tiernos para lo que hoy conocemos como Dioses.


Claritos.

Claritos se dieron cuenta del tiempo y que su naturaleza era temporal, es decir que la muerte era parte de su ciclo, pero eran unos cobardes bárbaros, no se bancaban la muerte y empezaron a crear todo tipo de seres inferiores a ellos, para experimentar a través de su creación, el ciclo de vida y muerte. Estrictamente, para conocerse a sí mismos, se observaban a través del espejo, que se veía representado en sus propias creaciones.

Hasta que llegamos a nosotros y nuestros días, seres que de una manera u otra aceptamos la muerte como parte de la vida, y no llegamos a percibir la muerte como algo ilusorio, sino más bien como algo real.

De la falla a la falta


Oscuritos.

A los Oscuritos le fue como la mierda.

Eran inquietos, eran caóticos, eran fuego descontrolado, ardiendo y consumiéndose a sí mismos.

Fueron más allá de los límites de la luz, a una zona oscura del Universo conocida como “zona oscura del Universoooooo”……qué miedo.

Pero la luz no podía ir a ese lugar, con lo cual solo fue su espíritu, con un pequeño problemita, no pudieron regresar jamás, hasta hoy día.

De la falla a la falta


Presentación del conflicto.

Así que Oscuritos tratan de volver y reclaman lo que es suyo, la mitad de las almas de este mundo.

Pero no pueden, intentan e intentan una y otra vez.

Claritos reclaman este Universo como suyo, pues ellos crearon la mayor parte de lo que vemos y lo que no vemos.

Y Oscuritos no crearon algo, pues la luz es creadora, y la dejaron de este lado.

Con lo cual, hay una pelea constante entre Claritos y Oscuritos, los primeros reclaman su creación y los segundos reclaman sus almas.


Cuarto acto: nos molesta un puntito de mierda.

Resulta que Claritos, hacen nuevos mundos y nuevos seres, especies, razas y sub-razas. Crean y crean sin cesar y disfrutan haciéndolo. Así crearon la naturaleza, que se crea a sí misma, pues todo lo creado, es el creador.

Ahora bien, siempre hay algo que sale mal y todo el tiempo Claritos tienen que cuidar de su creación para que no se destruya a sí misma.

Entonces Claritos, trabajan día y noche para seguir creando y mantener lo creado. Sabiendo que se crean a sí mismos en el proceso.

Oscuritos, por su parte, están tratando de sobrevivir, pasar de este lado y recuperar lo que en un tiempo fue suyo: la mitad de las almas. Es en lo único que hacen automáticamente, es decir, como autómatas, es decir, sin saber que en su lucha por su supervivencia se están matando.

Ambos siguen en su empresa continuamente, y a ambos les molesta lo mismo: LA MUERTE. Ambos saben que morirán tarde o temprano. Claritos no quieren morir, pues disfrutan de su vida y Oscuritos están muertos en vida, no sienten algo y lo único que les importa es su objetivo.

Ese puntito me molesta, algo me falta y no lo quiero ver, creo algo y al poco tiempo se destruye, intento conseguir un alma y me quemo. Hay algo que no está, ese agujerito maldito que no me deja en paz.

El agujerito del bote, lo puedo ignorar por un tiempo, pero si no hago algo, me hunde el bote.


La falla y la falta

Claritos, se regocijan con su obra y siempre creen que les falta algo más para que su creación sea perfecta. Oscuritos, se dirigen a tomar lo que les falta: alma

Claritos observan que cada vez que crean algo, aparece la falla y le hace peligrar toda su creación.

Oscuritos prueban de todo para lograr completar su falta, pero todo intento les es fallido, no lo logran, aunque siguen intentando a lo largo de los eones.

Ambos bandos están en lucha continua desconociendo lo que los une.


El amor.