ECOLOGÍA INICIÁTICA I

Sustentables por dentro, sustentables por fuera


Marcelo Torres

editorial.etikar.org

Derechos reservados en todos los idiomas.

Este libro no podrá reproducirse total o parcialmente por ningún método, sea físico, virtual o de cualquier otro tipo, sin previa autorización por escrito de los autores y la editorial.

Copyright: Editorial Iniciática Etikar

ISBN:978-987-47552-1-6

Año de edición: 2020

1. Autoayuda. 2. Ecología. I. Título.

   CDD 158.1

Editorial Iniciática Etikar

Buenos Aires, República Argentina

 Ecología Iniciática I

Sustentables por dentro, sustentables por fuera




Marcelo Torres

Prólogo

Algo es, si así lo percibo y lo vivo.

Reconozco que no soy un ecologista de la primera hora, pero recorriendo las páginas de este libro, reflexioné sobre varias cuestiones propias, me toco en lo personal

Principalmente me motiva a realizarme sintiendo. y confiando más en mi intuición.

Ecología iniciática es un camino interno, del cual este planeta estará eternamente agradecido. Pues los actos de amor, tienen repercusión más allá del tiempo y el espacio.

Ojalá que la lectura pausada y concienzuda de este libro, motive e inspire a realizar actos de amor.

La claridad expositiva, la profundidad del mensaje, es inabarcable, desde una lectura intelectual o informativa, hay que vivirlo, haciendo y realizando el deseo propio; que para mi amigo Marcelo es la vida autosustentable, y que por haber compartido mucho momentos, sé que habla desde el corazón.

Agradezco la oportunidad de escribir este prólogo a un obra que excede ampliamente las páginas de este libro, para pasar a ser un modo de vida, cuidándonos y cuidando nuestro entorno.

Cuando comprendamos que este mundo es nuestro reflejo, y nuestro hogar, vamos a estar en armonía con nosotros y nuestro medio.

Con amor

Pablo Daniel Galagovsky

PARTE I

Reflexionando

Introducción

Aquellos que me conocen seguramente me han escuchado decir esta frase en reiteradas ocasiones: todo fluye de adentro hacia fuera. Pues una vez más vuelvo a invocar estas palabras y en este caso con un sentido muy especial. El adentro es la expresión subjetiva de las cosas, mientras que el afuera es la manifestación objetiva. Acaso todo lo que hacemos afuera tiene como origen un sentir y un pensar que se ejercen por dentro.

He aquí la cuestión. En un momento en que la Tierra necesita de nuestra acción para mejorar la convivencia con su naturaleza, gran parte de la humanidad permanece pasiva. Esta reflexión convive conmigo desde hace mucho tiempo. Durante años me sentí parte de ese fenómeno, pregonando, divulgando y transmitiendo mensajes de cuidado del ambiente, sin asumirlo en mis conductas cotidianas.

Pero pasaron cosas. Muchas de ellas sin previa planificación, como si un torrente de energía me llevara con él. Poco a poco fui encarnando el mensaje, es decir, iniciándome.

Porque de eso se trata iniciarse, ni más ni menos que de encarnar un mensaje profundo a través de nuestro caudal afectivo, para convertirlo en realidad. En este libro he trabajado una serie de conceptos que mucho tienen que ver con ese adentro profundo, amoroso, motivador y creador. Se trata de una semilla que en algún tiempo, tal vez germine con nuevas actitudes frente a la vida, volviéndonos más considerados con el medio que nos rodea. Y no me refiero solo a las personas, sino a toda la materia que conforma nuestro Universo de vida, incluido cada uno de nosotros.

Ese es el mensaje, ser sustentables por dentro para poder luego serlo por fuera.

Este es el desafío para todos nosotros, hijos de la Tierra, que la amamos y tratamos de rescatar cada día un poco más.

Gracias por todo.

Conocer la situación


Hagámonos cargo.

Muchas veces parecemos insensibles, distraídos, descuidados, como mirando para otro lado. Tal vez sentimos miedo de tomar conciencia del estado de situación en el que estamos viviendo. La realidad puede parecer tan complicada, que hasta la simple observación resultaría tremendamente pesimista. Ante esta difícil paradoja, los seres humanos mayormente, optamos por la ignorancia y la desatención.

Muchas veces decimos que la creatividad al ridículo, hay una fina y delgada línea divisoria, también parece así suceder entre el optimismo y la estupidez. No se trata de ser o no ser optimista, esa no es una opción. Ser consciente de la realidad es el primer paso hacia la responsabilidad conmigo mismo. Luego, cada uno decidirá si tomará una actitud optimista o no, frente a eso.

Asumiendo que la verdad es el cruce entre el dicho y el hecho, no seremos responsables de nosotros mismos, si decimos lo que no hacemos, o lo que hacemos no responde a lo que decimos. De poco sirve engañarse, aunque el ser humano ha demostrado tener cierta predilección por el autoengaño y no conforme con eso, muchas veces lo ha disfrazado de optimismo. Ahí estaríamos cruzando la delgada línea que divide el optimismo de la estupidez humana.

No se trata de ser tremendistas, apocalípticos o negativistas, pero debemos conocer qué es lo que está sucediendo y vamos a ser breves y concisos ya que los siguientes datos no requieren demasiado análisis para ser comprendidos:

Desde luego que podríamos seguir en esta enorme y larga lista, pero creo que es suficiente con estos puntos para comprender que estamos en una situación de gran riesgo.

¿Nos hacemos cargo?


Tecnología… hasta ahí nomás.

En los últimos tiempos hemos vivido diferentes eras; como la industrial, la de la información, la del conocimiento. Todas ellas han sido atravesadas longitudinal y transversalmente por la tecnología. El concepto de tecnología, en su sentido etimológico, refiere al conocimiento de las técnicas, ejercicio que el ser humano realiza prácticamente desde que se encuentra en la Tierra. Sin embargo en los últimos años, ha establecido lineamientos tecnológicos qué han resultado ser una enorme trampa.

Si analizamos las principales áreas en las que la tecnología se ha especializado, podríamos mencionar (entre otras):

Sólo estos cuatro puntos nos pueden hacer ver notablemente en qué hemos puesto los humanos nuestra energía para desarrollar tecnologías y analizar sus efectos.

Prefiero no entrar en polémicas acerca de lo bueno y lo malo, de lo cómodo o incómodo. Por eso propongo analizar cada término poniendo el énfasis en su significado.

Con respecto al armamento, hablamos de violencia, guerra, terrorismo y toda otra actividad relacionada, ya que son un requerimiento para el consumo de las armas que se producen. Creo que no hay más nada que decir al respecto.