PLAN ETIKAR PARA SALVARNOS


Pablo Daniel Galagovsky

editorial.etikar.org

Derechos reservados en todos los idiomas.

Este libro no podrá reproducirse total o parcialmente por ningún método, sea físico, virtual o de cualquier otro tipo, sin previa autorización por escrito de los autores y la editorial.

Copyright: Editorial Iniciática Etikar

ISBN: 9789874755247

Año de edición: 2020

1. Autoayuda. 2. Autoaprendizaje. 3. Ética. I. Título

CDD 158.1

Editorial Iniciática Etikar

Buenos Aires, República Argentina

CONCLUSIÓN

Gente, estamos hasta las bolas.

Todo indica que estamos por desaparecer como especie humana, no es momento de boludear, hay que tomar acción, cosa que no hicimos en miles de años, que nos mantuvimos como idiotas peleándonos entre nosotros.

Hay mucha belleza que vale la pena preservar, y hacer crecer, somos como la flor de la vida, que hay que regarla todos los días, tratarla con mucho amor, para que se haga cada día más bella.

Sí muchos conceptos en este libro no se entendieron , o no adhieren a los mismos, o piensan que soy un delirante o algo así, tomen su camino, pero no se permitan ser idiotas, o sea seguir el mandato de otro. DIRÍJANSE A LOGRAR UN SUEÑO PROPIO. Algo grande, algo que los motive por dentro.

Si se sintieron identificados con algo de lo que leyeron este libro, no duden en comunicarse conmigo por todos los medios que fui anotando. Y vemos la manera de unirnos e interactuar para un mundo mejor, empezando con cada uno.

Con mucho Amor

Pablo Daniel Galagovsky

Abril 2020

PLAN ETIKAR PARA SALVARNOS

Pablo Daniel Galagovsky






EDITORIAL INICIÁTICA ETIKAR

CONFLICTO

Me presento

Hola, buenas, me presento, soy Pablo Daniel Galagovsky, soy curioso e inquieto y desde pequeño busqué respuestas a preguntas básicas. ¿Quién soy?, ¿qué es esta realidad?, ¿qué hay más allá de lo que perciben mis sentidos?, ¿cuál es el problema del ser humano?, ¿hay vida más allá de lo que conozco?

Así fue que escribía mis propios apuntes desde los 12 años, y reflexionaba sentado en el sillón negro de mi living, noche tras noche.

Cuando terminé el secundario empecé a estudiar filosofía en la UBA, y así fue que me angustié mucho, pues en vez de encontrar respuestas a mis preguntas, encontré más preguntas. Una sensación de mierda en ese momento, en que te tambalea todo lo que creías seguro. ¡Dudaba de todo!

Recorrí la diferentes escuelas filosóficas de occidente, desde los presocráticos hasta ahora. Con el tiempo me di cuenta de que no conocía la filosofía de oriente, qué tan rica y milenaria parecía ser.

En ese momento hice dos cosas, empecé a buscar en la filosofía oriental, y por otro lado, después de estudiar varios años filo, tenía una sensación de vacío que poco soportaba, y en ese momento, dije, mejor estudio algo que aplique y que sea más concreto que tanta filosofía abstracta, que en definitiva no llega a algo.

Resultó que me puse a estudiar Física en la UBA (universidad de buenos aires). Seguí buscando, sinceramente, sin saber muy bien que buscaba, pero con la curiosidad de un niño. Con los años de estudiar física, me di cuenta de que esta ciencia explica cómo funciona el universo conocido, pero no se pregunta mucho de los conceptos básicos que la sustentan, por ejemplo, el tiempo, espacio, energía, etc.

Recapitulando, tenía por aquellos tiempo unos 28 años, y tenía dos cosas claras, una era que no tenía algo claro, culpa de la filosofía, y otra era que sabía cómo funcionaban algunas cosas, pero que la física tampoco podía responder preguntas básicas. O sea, en definitiva, sabía que no sabía. Básicamente, la sensación era que, aunque estaba en bolas, me sentía más completo. Paradoja aparente, conciliada años más tarde.

Quiero aclarar este punto un poco más. Hasta antes de entrar a la facultad, tenía la sensación de que era groso y sabía muchas cosas, por mis lecturas desde los 12 años hasta los 18. Tenía un sentimiento de seguridad. Luego a eso de los 28 años, se me produce en mí una división: por un lado había tirado casi todos los supuestos que me hacían sentir seguro, con lo que se habían desvanecido delante de mis ojos, la misma realidad cómo la conocía. Y por otro lado, tenía una sensación de estar más completo, más pleno (es la palabra), no sabía pleno de que, y debo reconocer, que tampoco sabía bien lo que estaba buscando……años más tarde se me aclaró el panorama.

A eso de los treinta y pico de año, entré a la escuela EDIPO (www.edipo.org) y encontré después de más de veinte años de buscar incesantemente, lo más preciado que puede encontrar un ser humano: Una pregunta.

Me di cuenta después de 20 años que lo que estaba buscando es a mí. Y la pregunta que encontré, resonaba fuerte en mí. Para esto tenía unos 35 años ya, cuando me di cuenta de que lo que más me importaba era formularme. O sea, crearme, ser quién deseo ser.

Ahora tengo 48 años, y estoy encaminado, en este proceso de formulación propia. Un camino que es motivado por la pregunta fundamental (a mi entender) de todo ser (en particular del ser humano) ¿ QUIÉN SOY?

Versión 1 del conflicto: dialéctica oscuridad-luz

Hay un conflicto que va más allá del ser humano, que lo abarca y contiene.

En el principio era la nada caótica, y se hizo la luz.

Por un lado entonces, la energía desordenada del caos, que es infinita, y la luz que es energía ordenada y creadora.

En este punto, hago dos aclaraciones, una es que tengo las fuentes correspondientes que avalan de alguna manera esta historia, para quien se interese, no tiene más que contactarme, con todo gusto. Segunda aclaración, es que lo cuento a nivel de mi entendimiento y de que sea didáctico, sería muy soberbio de mi parte creer que con mi mente humana comprendo semejante cuestión. Si puedo decir, las dialécticas en juego, para qug1ién quiera elaborar esto internamente o investigar, para lograr conciliar en cada uno estas dialéctgftr[_icas.trf

La primer dialéctica es entre el caos de la oscuridad y el orden de la luz. La segunda dialéctica es entre dos dioses, que en nuestro limitado entendimiento, consideramos como uno bueno y uno malo, bueno al que se quedó en la luz, y malo el que no lo hizo.

Es interesante notar, que la ciencia física tiene algo que decir al respecto, de hecho, estoy yendo por este lado para fundamentar más esta historia y hacer algo aplicable con la misma.

Voy a seguir con la historia y más adelante, pongo el punto de vista de la física, hasta dónde llegué a comprender.

Con lo cual al manifestarse la luz, se crearon dos dioses, para decir de alguna manera. El primer dios, el que se quedó en la luz, creó el universo y más, cómo lo conocemos actualmente. El segundo dios, tomó otro camino de experiencia, se fue de la luz, a la zona oscura, con la consecuencia lógica, que gran parte de su luz no lo acompañó.

Luego quiso volver a la zona desde la cual había partido, pero no pudo hacerlo pues no tenía la luz suficiente para hacerlo.

Vida es luz, con lo cual el dios oscuro, por llamarlo de alguna manera, está muriendo, y no logra retornar a la luz, el mismo reclama parte de la luz como propia, y con todo el derecho, pues fue creado de la misma luz que el dios claro (por llamarlo de alguna manera también).

Ambos dioses saben que todo tiene principio y final, con lo cual están destinados a morir. Pero no quieren morir. Con lo cual crean seres inferiores a ellos para seguir viviendo de alguna manera en esos seres, uno de los cuales somos nosotros, los seres humanos, creados por el dios claro.

Ambos saben, que su final es la integración del dios claro con el oscuro. Con lo cual no quieren unirse. A la vez saben que esto tarde o temprano se termina, para luego empezar otro ciclo. Pero por ahora están planteadas así las cosas.

O sea, hay un conflicto cósmico, que nos mantiene separados, divididos, simplemente por miedo a morir. Que como todo es en paradojas, nos lleva a morir una y otra vez, a los seres inferiores. Es decir, la muerte no se puede evitar, pero si la podemos estirar un poco, que a nuestro nivel es una cuestión de años, y a nivel cósmico es una cuestión de eones.