3729-Portada.jpg
















Kraayenbrink, Jeremy

Del querer al hacer / Jeremy Kraayenbrink. - 1a ed . - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Autores de Argentina, 2020.

xxxxxxxxxxxx


ISBN xxxxxxxxxxxxxxxxx


1. Liderazgo. 2. Negocios. 3. Ensayo Sociológico. I. Título.

CDD 650.13


Queda hecho el depósito que establece la LEY 11.723

Impreso en Argentina – Printed in Argentina


A toda la familia Kraayen,

incluídos los Boxer


ÍNDICE

Agradecimientos


Introducción

¿A quién va dirigido?

¿Qué resultados espero?

Si pudiera dejar un solo mensaje, ¿cuál sería?


Prólogo

¿Qué busco con este libro?


Emprender


PARTE I - Un Mate

El nacimiento de Un Mate

Primer paso: Querer

Inserción en nuevos mercados

Diferenciación

Acción

Armar un nombre

Dar para recibir

Lo difícil no es llegar, sino mantenerse

En casa de herrero, cuchillo de palo

A veces se gana y a veces se aprende

Polonia como centro estratégico

Yerba mate

La evolución del mercado local

Adaptar los roles dentro de la empresa

Conocer las raíces de la planta que nos dio vida

Energías renovadas

Experiencia de compra

La responsabilidad de ser un referente

Llegó la hora de delegar los conocimientos y aprender a soltar para ir en busca de nuevos horizontes

Ponernos analíticos

Tendencia online

Un error que nos costó muy caro, pero que valió cada centavo

La historia se sigue escribiendo


PARTE II - Enseñanzas

Lo que me enseñó el tiempo

Comunicamos más de lo que decimos

La imagen lo es todo

Merecer, tener el derecho o lograr

El egoísmo es indispensable para el bien común

Educarnos a nosotros mismos

Los e-mails

El teléfono

Fijarse objetivos a largo plazo traza las acciones de hoy

Capacitarme

Desinformarse para estar al día

Un Mate, ¿profesión o pasión?

El rol de las vacaciones

El algoritmo de la vida

Desaprender, el verdadero aprendizaje


PARTE III - Hábitos

¿Qué es un hábito?

24 horas con Jeremy Kraayenbrink

Amanecer

Trabajo

Mi base de operaciones

Alimentación

Organización

Para que el día rinda más

Madrugar

Entiendo los beneficios, pero ¿cómo hago para levantarme tan temprano?

Madrugador, ¿se hace o se nace?

El poder de las pequeñas cosas

Un Mate, claro

El deporte como complemento

¿Por qué corro?

EMPEZAR con el pie derecho

El deporte aplicado a la vida

Cuando el quedar vacío es lo que te llena


PARTE IV - Charlas

UADE, 2015

UCES, 2017


PARTE V - Un Libro

¿Qué me llevó a escribir un libro y cómo lo escribí?


Epílogo

Conclusión final

Agradecimientos

“Lo lindo, compartido, es hermoso”.


Arranco con una frase que nació al relatar la experiencia de mi primera maratón.

Si bien el running es un deporte individual en el que al final del día aparece tu nombre en un ranking sobre la cantidad de competidores, la realidad es que el proceso es en equipo. Sean familia, amigos, sponsors, ayudantes logísticos, o cualquiera que haya sido parte durante el proceso de preparación, el momento en el que cruzás la línea de llegada, el logro es de todos.

Lo mismo se aplica al libro que tenés frente a tus ojos. Fue un proceso que no solo incluye el esfuerzo y dedicación para plasmar texto en estas páginas, sino que todas las experiencias de este relato son el resultado de infinidad de relaciones interpersonales.

Encuentros fugaces, proyectos a largo plazo, abrazos efímeros, miradas eternas, apoyo incondicional, momentos de la verdad, entre todos condujeron al fruto de este libro.

Queriendo incluir a todo aquel que pasó por mi vida, el principal agradecimiento es para mis padres: Rich & Deb, dos personas de enorme capacidad de dar. Son mi guía desde que tengo uso de la razón (y antes de eso, fueron mi vehículo), ejemplo en diversas áreas de mi vida, en las que a grandes rasgos puedo incluir: el amor, el trabajo duro, la perseverancia, la amabilidad, la empatía y la generosidad. Sigo aprendiendo con cada encuentro. Los amo.

En segundo lugar, y no por eso menos importante, mis 3 hermanos: Jonathan, Matthew y Jason. A mis 32 años de edad, el amor y respeto que tengo por ellos solo crece y crece.

Tener la posibilidad de trabajar codo a codo con ellos cada día me llena de orgullo, y me da fuerzas para seguir mejorando en cada proyecto de mi vida. Somos todos distintos, y nos complementamos de tal manera que cuando estamos juntos generamos un ente nuevo.

Matías Occello, hermano postizo. Nuestro primer empleado, un diamante en bruto que ya a tan temprana edad brilla que encandila.

A toda la comunidad de Un Mate, incluyendo también a clientes, proveedores, freelancers y todo aquel que haya dejado su huella en este camino.

A todos mis amigos, a los que me formaron de chico, los que me amoldaron de grande, y a los que siguen estando, frente a viento y marea. Marea verde, obvio.

Cada quien sabe cuánto significa para mí, y el por qué los sigo eligiendo a diario.

Y por último, así ya los dejo adentrarse en el libro, nada sería posible sin esta infusión de los dioses: el mate.

Introducción

¿A quién va dirigido?

A todos aquellos que busquen un cambio, tanto a nivel profesional como a nivel personal. A todos aquellos que buscan mejorar su calidad de vida y poder alcanzar todos esos sueños que siempre postergaron por miedo a lo desconocido o por no saber por dónde arrancar.

En el sector laboral, está dirigido tanto a empleados en relación de dependencia, que quieran alcanzar sus objetivos y lograr más reconocimiento de sus superiores, como a emprendedores que aún no materializaron sus proyectos, se sienten estancados o buscan seguir creciendo.

¿Qué resultados espero?

Que el modelo de pensamiento pueda ser copiado por jóvenes o adultos con intención de crecimiento y en busca de un cambio de paradigma, tanto a nivel profesional como personal.

Si pudiera dejar un solo mensaje, ¿cuál sería?

Que todo es posible, es solo cuestión de fijarse objetivos, identificar pasos concretos para eventualmente alcanzarlos y trazar un plan de pequeñas acciones realizables que te dirijan a esas metas.

Prólogo

¿Qué busco con este libro?

En un mundo en el que estamos todos conectados, a veces uno se olvida de uno mismo como individuo. Hoy hay que estar al tanto de todo, los problemas son globales y la actualidad nos afecta a todos. Estamos inmersos en una sociedad marcada por los principales títulos de los medios de comunicación más populares. Entramos en un ciclo rutinario que nos condiciona desde el momento en que nos levantamos y vemos las noticias. Esto marca el rumbo de nuestro estado de ánimo para el resto del día. La mañana siguiente se repite.

Es común aceptar como válido el argumento de los más pesimistas que afirman que su mala fortuna se debe a la actualidad económica del país o al gobierno de turno. Simplemente hay que aceptar las cosas como son, agachar la cabeza y seguir adelante.

En los siguientes capítulos voy a estar detallando con ejemplos simples y puntuales cómo un día decidí romper con este paradigma y buscar el trabajo ideal para mí, fundando mi propia empresa y llevándola hasta lo más alto del comercio mundial, lograr mi mejor forma física en años y mantener prendida la llama del aprendizaje constante.

Busco, a través de mi experiencia y trayectoria, brindar herramientas prácticas para que cada uno tenga acceso a una vida mejor. No es cambiar de vida, vida hay una sola, es mejorar su calidad.


Jeremy Kraayenbrink

Buenos Aires, julio de 2020

Emprender

Emprender, según la Real Academia Española (RAE):


Del latín. in “en” y prendĚre “coger”.

1. transitivo. Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro.


Ya todos estamos familiarizados con el hecho de que emprender supone el acto de empezar algo nuevo, lo llamativo de esta definición está en la segunda parte de la oración, en la que se manifiesta que debe haber “especialmente” dificultad o peligro. Si bien es cierto que el riesgo es mayor, debido a que cualquier emprendimiento dada la naturaleza de su definición nos lleva a salir de nuestra zona de confort, no necesariamente debe estar asociada a la dificultad o peligro. Estas afirmaciones de connotación negativa generan dudas y temores en los que recién empiezan, y son una barrera de entrada para aquellos que aún no se deciden a dar el primer paso.

Para emprender, y ser exitosos en lo que hagamos, lo primero que se debe hacer es tener bien en claro qué estamos buscando con este nuevo emprendimiento. Es crucial identificar cuál es el objetivo final, para luego ir bajando línea a un plano real en el que podamos fijarnos metas puntuales y definir un plan de acción con pasos concretos que nos lleven hacia la consagración de esas intenciones. La culminación de cada acción debería acercarnos al objetivo final que fijamos en primera instancia. Esto nos va a permitir comparar nuestros resultados actuales con el objetivo inicial, y ver si lo que estamos haciendo en el presente está en sintonía con el propósito del emprendimiento.

Emprender no significa necesariamente inventar algo que sea revolucionario o totalmente distinto a lo que ya existe. En la mayoría de los casos, los nuevos emprendimientos surgen como respuesta a una necesidad. Los usuarios identifican una falencia o una carencia en el producto o el servicio, y le dan una vuelta de tuerca a lo ofrecido, con alguna mejora o incluso solo más adaptado a un público objetivo. Es válido también achicar el nicho al cual apunta un producto en la actualidad, y ofrecerlo de forma más personalizada a un público más específico que pudiera encontrarle más valor a una diferenciación en el producto o servicio. También se da el caso de que la idea del proyecto se adapta como respuesta a un objetivo intangible, como puede ser la búsqueda de una mejor calidad de vida, y usar este objetivo como guía o principio para ir encontrando después el emprendimiento ideal.



Un ejemplo:

Objetivo general: manejar mis propios horarios y trabajar remotamente (en mi casa, un café, en el auto, en una plaza, desde la playa, etc.).

Objetivos puntuales: vender anteojos de sol en una tienda online.

Plan de acción:

• Comprar una notebook.

• Analizar qué plataformas virtuales existen para comercializar mis productos.

• Contactar a un diseñador web.

• Responder cualquier pregunta que pudiera llegar a surgirles a mis clientes a través de una solapa de preguntas frecuentes en mi web.


De esta manera nos plantearemos objetivos puntuales que lleven hacia esa meta mayor; tendremos bien en claro lo que queremos y adquiriremos el hábito de enumerar los pasos necesarios para llegar a esos objetivos planteados estratégicamente. Esto nos permite dejar de ver la meta inicial como algo abstracto y lejano, y la empezamos a ver como el resultado de una serie de acciones concretas. Los obstáculos se van a presentar a diario, y si no estamos comprometidos con una meta a largo plazo, evadirlos carece de sentido y bajaremos los brazos cuando las cosas se pongan difíciles; y jamás se lograrán esos objetivos planteados inicialmente. Resulta imprescindible tener presente la razón principal por la cual se arrancó con el proyecto, y el hecho de desmenuzarla en pequeños pasos nos hará saber que, mientras sigamos cumpliendo con dichos pasos, estaremos en sintonía con el objetivo principal.

El plan de acción es una guía práctica de tareas puntuales que vistas individualmente pueden parecer carentes de importancia, incluso irrelevantes, pero que en conjunto logran una sinergia necesaria para alcanzar los resultados que buscamos, donde el todo es superior a la suma de sus partes, como planteaba Aristóteles en sus escritos.

El miedo, la incertidumbre y la sensación de dificultad suelen ser los principales obstáculos para los emprendimientos, indiferentemente del ámbito en el que se practiquen, ya sea para un proyecto laboral, un objetivo deportivo, una relación personal, lo que fuere. Si bien intervienen infinidad de factores en los resultados de las cosas, lo que es garantizado es que si no damos ese primer paso, no realizamos esa primera acción puntual, no lograremos nada.

“Fallarás el 100% de las cosas que no intentes”, Wayne Douglas Gretzky.

En cambio, las pequeñas acciones —cuanto más pequeñas y específicas sean mejor— nos darán esa sensación de logro que permitirán que sigamos en carrera por alcanzar los objetivos trazados.


A medida que vamos conquistando los pequeños objetivos que nos planteamos, se libera en el cuerpo una hormona llamada “dopamina”, que es la causante de esa sensación de logro y satisfacción.


PARTE I

Un Mate

El nacimiento de Un Mate

Mi nombre es Jeremy Kraayenbrink, cofundador de Un Mate®. Soy licenciado en Comercio Internacional, graduado en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), y actualmente me encuentro manejando un emprendimiento global con mis tres hermanos en el que proveemos al mundo con todo lo relacionado con la industria de la yerba mate.

Tenemos 3 unidades de negocios:

• Venta de nuestra línea de mates en el mercado local.

• Exportación de los accesorios (mates, bombillas, termos, etc.).

• Facilitadores de negocios internacionales de yerba mate; hacemos la intermediación entre los compradores del exterior y los vendedores de Sudamérica.


Muchos se preguntarán a quiénes se les puede vender yerba mate o accesorios en países que no sean los limítrofes, como Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia y Chile.

La respuesta es: a varios otros. Al momento de la publicación de este libro, estamos presentes en más de 40 países, en los 5 continentes (y Sudamérica es la última región en la que insertamos nuestros productos y servicios).

Llevamos vendidos más de 500.000 accesorios en países como Canadá, Polonia, Taiwán, República Checa, Francia, Letonia, Sudáfrica, Australia y Ecuador, entre tantos otros.

Les cuento cómo surgió la necesidad de emprender, y el recorrido que me llevó hasta donde me encuentro hoy.

Primer paso: Querer

En julio de 2010 me encontraba a mis 22 años preparando los exámenes finales para recibirme de licenciado en Comercio Internacional. Estaba recién llegado de un intercambio académico en Puerto Rico en el que hice 3 de las 5 materias que me faltaban (las otras 2 las hice a distancia presentando los trabajos prácticos por internet). Como en todo en la vida, los finales no son más que un nuevo punto de partida, el ser humano está en constante movimiento y siempre mira un poco más allá. El hecho de estar terminando mi licenciatura me hacía pensar en qué me depararía el futuro; era un gran momento para pararme a cuestionarme cómo seguiría mi vida laboral a partir de esto.

Para ese entonces estaba trabajando para la empresa de logística de la familia, donde había colaborado ya 4 años, pasando por diversas áreas: administrativa, operativa y comercial. Había empezado a trabajar automáticamente desde que terminé la secundaria. Estaba muy agradecido con todo el equipo, aprendía cosas nuevas todos los días, pero había algo dentro de mí que necesitaba un cambio. Influenciado mental y espiritualmente por varios viajes largos que había hecho antes, sabía que algún día iba a querer tener algo propio. Cada año de la facultad que terminaba, me iba a trabajar al exterior por 4 meses con esos programas de Work & Travel que ofrecían las agencias de viajes, en los que te pasabas el verano trabajando en Estados Unidos, mientras de paso aprendías sobre otras culturas y recorrías la ciudad a la que ibas. Esto lo hice dos años y luego probé suerte en Australia, y finalmente en Puerto Rico. Me tocó trabajar como taxi en una bicicleta tipo triciclo (en inglés, rickshaw) por 12 horas diarias en el sur de los Estados Unidos; di clases de fútbol a chicos; me desempeñé en la construcción, en mudanzas y en la cocina en Australia; vendí mis propias artesanías en las playas del Caribe, y fui tutor de español en la Universidad del Sagrado Corazón en Puerto Rico. Cada experiencia compartía el hecho de que la única manera de ser exitoso era con mi propia voluntad y el empeño que le fuera poniendo al trabajo en sí y a las relaciones con mis pares y superiores, y esto fue sembrando en mí las ganas de ser el capitán de mi propio destino.

Con un poco de visión global y con ganas de independizarme laboralmente, me senté con mi hermano mayor, Jonathan (en ese entonces él tenía 24 años), y nos preguntamos qué queríamos hacer con nuestro futuro profesional. La respuesta fue la misma: buscábamos flexibilidad laboral para poder viajar cuando quisiéramos. Partiendo de esta utopía fuimos bajando línea a un plano más conciso. Nos imaginamos a ambos viajando de traje con un portafolio de cuero representando empresas argentinas y cerrando negocios. Pequeño detalle, en ese entonces ambos estábamos de novios con una chica en otro país. Mi hermano salía con una polaca, que años más tarde sería su esposa y la madre de sus hijos, Ignas y Antos. Esta era nuestra idea del trabajo perfecto en ese momento y fue el modelo que iba a marcar nuestros pasos por seguir. Dicho esto, registramos el dominio de www.mllsa.com.ar. La web respondía al nombre de MLL South America (Making Lasting Links with South America. Haciendo Vínculos Duraderos con Sudamérica), iniciales de la empresa de logística familiar, MissionLine Logistics. Como seguíamos trabajando en logística internacional, al momento de contactar importadores en otros países les ofrecíamos el servicio de brokerage (intermediarios de negocios), para proveerles productos de origen argentino. La ventaja que ofrecíamos era que ellos no tuvieran que viajar para conocer a los proveedores o saber hablar español al momento de las negociaciones. Nos hicimos una base de proveedores de productos que creíamos que tendrían buena inserción en el exterior y salimos a ofrecer. Dentro de estos estaban las carteras de cuero, las empanadas congeladas, el dulce de leche, la soja, la carne, los pellets de alfalfa y la yerba mate.

Los primeros meses fueron puertas que se cerraban, pero nos mantuvimos firmes porque sabíamos que con cada “NO”, estábamos más cerca del “SÍ”. Esto fue en octubre de 2010, y fue recién en marzo de 2011 cuando un importador de té en Polonia nos preguntó si conseguíamos accesorios para tomar yerba mate. Sin dudar un segundo contestamos que sí, y lo invitaron a Jonathan a reunirse con ellos en sus oficinas. Esto fue horas antes de que se subiera al avión de vuelta a Buenos Aires; tenía pasaje de vuelta esa misma noche con una escala de unas horas en Londres. En la breve reunión que tuvieron, el mensaje del comprador fue claro: estaban buscando recuperar la confianza perdida en la Argentina, ya que los habían estafado en más de una oportunidad en el pasado. Según comprendimos más adelante, la razón de que mi hermano estuviera allá ayudó bastante, y el haberlo conocido personalmente sumó a la confianza.

Mi hermano les pasó mi e-mail y nos pusimos en contacto. Necesitaban comprar bombillas para tomar yerba mate, y tenían un modelo en particular que les interesaba. Si bien nosotros teníamos un proveedor previamente contactado para ofrecer estos productos, no habíamos ahondado aún en mayores detalles de precios, variedades y tiempos de producción porque todavía no teníamos definido el nicho al que apuntaríamos. Habíamos incorporado a nuestra cartera de productos el rubro yerba mate de la misma manera en que lo habíamos hecho con las carteras de cuero y las empanadas congeladas. Dado esto, al contactar al proveedor con un pedido puntual, vimos que no podíamos cumplir con los precios ni con los tiempos de entrega que necesitaban. Mi reacción fue buscar en Google “fábrica de bombillas”. Bien casero. Luego de varios llamados y algunos cruces de e-mails llegamos a armar una propuesta que coincidía con lo que los compradores polacos estaban buscando. Estaba en mí tomar la decisión de rescindir ganancia y concretar esa primera venta.

Mi hermano se subió al avión y 20 horas más tarde lo recibí en Ezeiza con un termo bajo el brazo, mate en mano y un cartel escrito a mano que decía: ¡MLL EXISTE!


¡Abrazo, lágrimas de alegría y a festejar!


Vendimos un primer lote de 1000 bombillas. Así arrancamos, y decidimos darle un intento a este rubro en particular. Al comienzo lo importante es actuar, ya habrá tiempo para ir mejorando en el camino.

Inserción en nuevos mercados

Ya teníamos producto para vender, ahora necesitábamos compradores.

Nuestra primera acción fue contactarnos con la entonces Fundación Exportar1 (institución del Estado que desarrollaba e implementaba programas de exportación que ayudaban a las pymes [pequeñas y medianas empresas] argentinas a expandir sus negocios internacionalmente), y pedirles un listado de importadores de yerba mate en diferentes mercados.

Esta Fundación recaudaba y organizaba datos y estadísticas de las exportaciones argentinas. Luego uno podía pedirle el listado de importadores de determinada posición arancelaria. La posición arancelaria es el código numérico de las mercaderías según el sistema de clasificación utilizado en la nomenclatura arancelaria del Código Aduanero al realizar la declaración de aduana. A grandes rasgos, es un código numérico definido según los materiales de los que está compuesto el producto, y sobre la base de ello determina si tiene alguna intervención específica para poder ser exportado, cuánto debe pagar de derechos de exportación, cuáles son los requisitos que deberá cumplir para importarse al país, si hay cupo tanto de exportación como de importación, etc. Lo que hicimos nosotros no fue pedirles listados de importadores de la posición arancelaria utilizada para clasificar los accesorios de mate, porque puede haber miles de productos distintos para un mismo código. Una bombilla de acero inoxidable tiene la misma posición arancelaria que una cuchara del mismo material. Lo que hicimos fue pedirles el listado de importadores de yerba mate que es más específico al rubro de tés e infusiones. Si importan yerba, las chances de que compren o quisieran comprar los accesorios complementarios sería mayor.

Empezamos solicitando importadores de yerba mate en Polonia, ya que teníamos experiencia y sabíamos que existía un mercado. Luego continuamos con países con cultura en el consumo de té e infusiones, como Inglaterra, Estados Unidos y Alemania.

Así nos fuimos armando un listado de posibles compradores. Algunos datos se encontraban desactualizados, pero lo importante era conocer los nombres de los importadores, y con un poco de imaginación e investigación fuimos actualizando esa lista. Para seguir incorporando potenciales clientes al listado usamos un poco más de creatividad y sentido común, con Google otra vez como protagonista principal y, sobre todo, gran aliado.

Fuimos a la configuración de Google, cliqueando en Búsqueda Avanzada, y filtrando los resultados por idioma o región. También incluso tipiando en la barra de direcciones web: Google.pl (“.pl” es el dominio web de Polonia), donde luego buscamos las palabras “yerba mate” y analizamos todos los resultados que aparecían. Algunos resultados eran empresas que ya teníamos en el listado, otros eran artículos relacionados con la yerba mate en general o en ese país en particular, algunas noticias y otros eran blogs. De esta manera logramos filtrar y dejar afuera de la búsqueda todos los resultados de la Argentina, y nos abría las puertas a analizar todos los resultados que lanzaba “yerba mate” en un determinado país. Así nos evitamos de tener que agregar otro criterio como “yerba mate import” que podía llegar a descartar potenciales clientes que no contenían esas palabras en sus páginas web.

Algunos países requieren este tipo de búsquedas para encontrar buenos resultados e incluso el uso de otros sistemas de escritura que contienen otros caracteres diferentes al del alfabeto georgiano. Usamos herramientas de traducción tanto para la búsqueda en Google como en los resultados que luego analizábamos para distinguir los datos de contacto en las solapas de sus páginas web. Nos definimos un día a la semana para dedicarle un par de horas a la búsqueda de potenciales clientes. Cada vez era más difícil, pero el hecho de tener ese espacio dedicado exclusivamente a que usemos la cabeza creativamente, nos dio buenos resultados y fuimos dando cada vez con más empresas que podrían ser potenciales compradores de nuestros accesorios.

Analizamos los resultados primero por país, intentando entender el mercado en una escala más general, viendo qué patrones seguía el público objetivo, qué tipo de productos eran los acostumbrados y cuál era la cultura que predominaba para las infusiones. Luego nos concentramos en cada potencial cliente individualmente, analizando su historia y su página web, con el fin de ofrecerles lo que creíamos que podría serles de interés sobre la base de los productos que ofrecen en sus catálogos, al público al que apuntan o el canal de venta donde comercializan. En un negocio que no es tan masivo mundialmente, es necesario dirigirse bien a quién se decide venderle para no perder oportunidades valiosas que podrían haberse aprovechado mejor y concretado una venta.

Si van a venderle algo a alguien, primero tienen que partir de la premisa de que no todos piensan igual, que cada quien tiene sus pensamientos amoldados por su contexto físico, religioso, social, cultural, su historia y demás características demográficas, etc. Esto se aplica especialmente a las ventas internacionales, es indispensable ponerse en el lugar del comprador y adaptar la estrategia de marketing a sus necesidades. No todo el mundo busca lo mismo; de mercado a mercado varían las costumbres, los gustos personales y cada negocio en particular es distinto entre sí: algunos buscan precio, otros buscan calidad, otros buscan variedad, otros buscan servicio y otros buscan confiabilidad. Es dar con la estrategia justa en el momento justo, el mundo es muy cambiante y hay que estar al día.


1 A partir de 2016 pasó a llamarse Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional.

Diferenciación

Ya con producto y listado de compradores, era la hora de salir a vender. Desde un primer momento sabíamos que teníamos que diferenciarnos por algo más que precio y calidad, ya que hay una gran competencia interna de estos productos en la Argentina. Identificamos nuestras fortalezas y decidimos vender algo más que productos, nuestro fuerte era el comercio internacional. Definimos vender la “experiencia de comprar fácil desde la Argentina”. En este rubro en particular, los productores son usualmente artesanos, que, o bien no cuentan con el manejo de idiomas, o no tienen los conocimientos de comercio exterior, visión internacional, logística internacional, finanzas, o por qué no, la ambición de crecer más allá de su zona de confort. A nosotros, si bien ofrecemos productos de calidad y variedad para satisfacer varios mercados, nuestros clientes nos eligen porque escuchamos sus necesidades y les ofrecemos los productos que requieren, asesorándolos en cuanto al aprovechamiento de los espacios para los envíos internacionales, recomendando productos a partir del tipo de público que tienen, aconsejándolos con las últimas tendencias de la Argentina y analizando cómo poder ajustarlas a su mercado, y manteniéndolos al tanto de todo el proceso logístico desde que hacen la orden hasta que su pedido les llega a su depósito. Ofrecemos el paquete integral. Encontramos un nicho y nos centramos en él; la idea era ser tenidos en cuenta como referentes de la materia.

El tiempo nos fue llevando a generar una identidad, que es la que luego intentaríamos comunicar a nuestros clientes y potenciales clientes.

Acción