cubiertabuenaH.jpg

© Andy HARGREAVES y Michael FULLAN

Capital profesional

Transformar la enseñanza en cada escuela

Fotillo

Ediciones Morata, S. L.

Fundada por Javier Morata, Editor, en 1920

C/ Mejía Lequerica, 12 - 28004 - MADRID

morata@edmorata.es - www.edmorata.es

Título original de la obra:

Capital Professional. Trasforming Teaching in Every School

English language edition published simultaneously by Teachers College Press (New York) and by the Ontario Principals’Council (Toronto)

© Andy Hargreaves and Michael Fullan, 2012. All rights reserved

Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org y www.conlicencia.com) si necesita fotocopiar, escanear o hacer copias digitales de algún fragmento de esta obra.

Todas las direcciones de Internet que se dan en este libro son válidas en el momento en que fueron consultadas. Sin embargo, debido a la naturaleza dinámica de la red, algunas direcciones o páginas pueden haber cambiado o no existir. El autor y la editorial sienten los inconvenientes que esto pueda acarrear a los lectores pero, no asumen ninguna responsabilidad por tales cambios.

© EDICIONES MORATA, S. L. (2014)

Mejía Lequerica, 12. 28004 - Madrid

www.edmorata.es-morata@edmorata.es

Derechos reservados

ISBNpapel: 978-84-7112-725-9

ISBNebook: 978-84-7112-797-6

Compuesto por: M. C. Casco Simancas

Fotografía de la cubierta: Equipo Táramo

Imagen de la cubierta de Mar del Rey Gómez-Morata, reproducida con autorización

Nota de la editorial

En Ediciones Morata estamos comprometidos con la innovación y tenemos el compromiso de ofrecer cada vez mayor número de títulos de nuestro catálogo en formato digital.

Consideramos fundamental ofrecerle un producto de calidad y que su experiencia de lectura sea agradable así como que el proceso de compra sea sencillo.

Una vez pulse al enlace que acompaña este correo, podrá descargar el libro en todos los dispositivos que desee, imprimirlo y usarlo sin ningún tipo de limitación. Confiamos en que de esta manera disfrutará del contenido tanto como nosotros durante su preparación.

Por eso le pedimos que sea responsable, somos una editorial independiente que lleva desde 1920 en el sector y busca poder continuar su tarea en un futuro. Para ello dependemos de que gente como usted respete nuestros contenidos y haga un buen uso de los mismos.

Bienvenido a nuestro universo digital, ¡ayúdenos a construirlo juntos!

Si quiere hacernos alguna sugerencia o comentario, estaremos encantados de atenderle en comercial@edmorata.es o por teléfono en el 91 4480926.

contenido.jpg

Sobre los autores

Agradecimientos

Prólogo

CAPÍTULO 1: Una idea capital

Dos tipos de capital

Capital empresarial

Capital profesional

Las estrategias equivocadas

Las respuestas adecuadas

CAPÍTULO 2: Las perspectivas enfrentadas de la enseñanza

Identificar los problemas

Dos visiones de la enseñanza

El enfoque equivocado sobre la calidad del maestro individual

Afinar el enfoque sobre la calidad de la profesión

Fallos en la estrategia de Estados Unidos

Recompensar al individuo

Confiar en las medidas estandarizadas

Hacer caso omiso del entorno de la escuela

Conclusión

CAPÍTULO 3: Estereotipos de la enseñanza. ¿Qué es la enseñanza?

La enseñanza como profesión

La enseñanza en la actualidad

Continuidades

Intensificación

Soluciones fallidas

Nuevas oportunidades y retos

Conclusión

CAPÍTULO 4: Invertir en capacidad y compromiso

Evidencia y experiencia

Exceso de evidencia

Unir la investigación a la práctica

La mejor práctica y la siguiente

Capacidad

Compromiso

Carrera profesional

El final

Comenzando

Un paso adelante

Compromiso, capacidad y trayectoria

Conclusión

CAPÍTULO 5: Capital profesional

Los profesionales y el profesionalismo

Estatus con calidad

Estatus versus calidad

Estatus y calidad juntos

Condiciones y calidad

Tres tipos de capital

Capital humano

Capital social

Capital decisorio

Práctica reflexiva

Conclusión

CAPÍTULO 6: Cultura y comunidades profesionales

Individualismo

Culturas colaborativas

Balcanización

Colegialidad artificiosa

Comunidades profesionales de aprendizaje

Agrupaciones, redes y federaciones

Conclusión

CAPÍTULO 7: Instaurar el cambio

La agenda del capital profesional

Cómo sucede el cambio

Pautas para la acción

Pautas para los docentes

Directrices para la escuela y los dirigentes de distrito

Directrices para organizaciones estatales, nacionales e internacionales

Establecer el futuro

Bibliografía

Índice de nombres y materias

sobreautores.jpg

hargreavegris.jpg

Andy HARGREAVES es titular de la Cátedra de Educación “Thomas More Brennan”, de la Lynch School of Education del Boston College. La misión de la cátedra es fomentar la justicia social y unir la teoría educativa con su práctica. Criado en una ciudad minera del Norte de Inglaterra, ejerció de maestro e impartió clases en varias universidades inglesas, incluida la de Oxford, antes de ingresar, en 1987, en el Ontario Institute for Studies in Education de Canadá, donde más tarde cofundó y dirigió el International Center for Educational Change. Tomó posesión de su cargo actual en el Boston College en 2002.

Ha sido editor fundador del Journal of Educational Change y es el editor principal de los manuales: International Handbooks of Educational Change. Es creador del grupo Educational Change Special Interest Group dentro de la American Educational Research Association. Ejerce como consultor para gobiernos, fundaciones, asociaciones de profesores y otros tipos de asociaciones, por todo el mundo.

Entre sus reconocimientos está el de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Upsala, Suecia, la más antigua de Escandinavia.

Sus escritos han sido traducidos a muchos e idiomas y recibido premios de reconocido prestigio de la American Educational Research Association, la American Libraries Association, la American Association of Colleges for Teacher Education, y el National Staff Development Council. 

Su página web es: www.andyhargreaves.com

Fullangris.jpg

Michael FULLAN es Profesor emérito del Institute for Studies in Education de Ontario, la Universidad de Toronto y asesor especial de educación del Presidente de Ontario Dalton McGuinty. Ha trabajado en diversas ocasiones como consultor sobre las reformas en todos los países del mundo, además realiza talleres sobre liderazgo para el cambio.

Ha escrito un gran número de libros que han recibido premios y han sido publicados en diversos idiomas.

Su página web es: www.michaelfullan.ca

Agradec.jpg

Estamos profundamente agradecidos a Claudia Cuttress, Maureen Hughes y Karen Lam por apoyarnos tan bien durante todas las complejas fases de la publicación hasta terminar este libro. Steve Cardwell, J.-C. Couture, Chris Harrison, Ben Levin, Mona Mourshed, Justo Robles, Carol Rolheiser, Pasi Sahlberg, Dennis Shirley y Marla Ucelli nos aportaron observaciones sobre nuestro borrador anterior y mantuvieron en secreto satisfactoriamente el título y la idea principal de capital profesional de este libro. Sabían que tendríamos que matarlos si no lo hacían —¡aún así, estamos agradecidos!

Nuestros editores, Carole Saltz y el personal de Teachers College Press han mostrado más paciencia de que la tendríamos derecho a esperar y más fe de lo que quizá nos merezcamos, ya que prometíamos todo el tiempo que la espera merecería la pena. Una vez finalizada la tarea, hicieron un gran trabajo al posicionar el libro en la agenda de acción política y profesional. ¡Es un equipo realmente increíble!

Nuestras esposas e hijos no solo apoyaron nuestro trabajo, sino que aportaron una retroalimentación sincera sobre este texto en particular. Muchas gracias a Pauline, Lucy y Stuart Hargreaves, y a Wendy, Conor, Bailey, Josh, Maureen y Chris Fullan —nuestro propio nido de huevos de capital humano, social y espiritual en un mundo complejo.

Por último y por extraño que parezca, nuestro agradecimiento entre nosotros mismos. Escribir juntos este libro nos ha afirmado que más importante aun que aprender a concordar está el principio de aceptar el aprendizaje como un valor profesional esencial.

Andy HARGREAVES Michael FULLAN Febrero 2012

prologo.jpg

Emprendimos la tarea de escribir una edición revisada de La escuela que queremos: los objetivos por los que vale la pena luchar, un libro que completamos hace más de 20 años1. Fue entonces cuando descubrimos un mundo completamente nuevo que nos hizo reconsiderar radicalmente los objetivos por los que vale la pena luchar. El resultado, para nosotros, fue un replanteamiento fundamental del futuro de la profesión docente. En este libro equipamos a los maestros y a quienes trabajan con ellos con perspectivas, ideas y prácticas para mejorar de forma radical su efectividad, con lo que a su vez también mejorarían las sociedades y las generaciones venideras.

Nuestro libro no pretende aportar fragmentos de alternativas y trazos de esperanza para unas cuantas aulas o escuelas de aquí y allá. No trata de cómo procurar o preparar a unos pocos profesores jóvenes y entusiastas para levantar el ánimo a todo el mundo. Tampoco plantea formar a líderes para que reemplacen a los que se jubilen. Y ni siquiera trata de crear un sistema paralelo de nuevas escuelas chárter y sus equivalentes internacionales que prometen liberarse de las burocracias de su distrito local. En su lugar, nuestro libro propone una transformación colectiva de la educación pública lograda por todos los profesores y líderes de todas las escuelas. Y trata sobre cómo afianzarlo a través de una nueva estrategia que saca partido de los compromisos y capacidades de muchos: el poder del capital profesional.

En nuestro libro anterior ensalzamos y honramos las pasiones y propósitos de la enseñanza, es decir, las cosas que se pasan fácilmente por alto en declaraciones estandarizadas y programas de mejora pero que, a pesar de todo, aportan dinamismo a la enseñanza y continúan atrayendo a las personas a la profesión. Hemos dicho que los maestros han de ser tratados con dignidad, como personas que tienen vidas y carreras, no solo como ejecutantes que deben producir resultados. Instamos a los maestros y directores a derribar los muros del aislamiento del aula y a que convirtieran la enseñanza en una profesión más cooperativa y colegiada —no solo porque esto sea profesionalmente factible sino porque también mejora el aprendizaje y los resultados de los estudiantes.

En este libro hemos retomado estos temas centrales y los hemos actualizado para que se puedan aplicar y centrar en un nuevo mundo educativo de comunidades profesionales de aprendizaje, toma de decisiones basadas en la evidencia y reformas a gran escala. Sin embargo, también hemos criticado y cuestionado toda la naturaleza y futuro de la profesión docente. Esto se debe a que creemos que nos enfrentamos al mayor reto de la enseñanza que ha tenido lugar en los últimos cincuenta años.

… las personas se preocupan por la calidad de la enseñanza. Y esto sitúa a los docentes y a la enseñanza al frente del cambio.

La enseñanza se encuentra en una encrucijada: una encrucijada en la cima del mundo. Nunca antes los profesores, la enseñanza y el futuro de la enseñanza han cobrado tanta importancia. Ahora existe un consenso general de que entre todos los factores internos en las escuelas que afectan al aprendizaje y rendimiento infantil, el más importante es el del profesor —no en cuanto a niveles, evaluaciones, recursos, y ni siquiera el liderazgo escolar, sino la calidad del docente. Los maestros son importantes. Y la buena noticia es que ahora existe una sensación de urgencia en la política, en la profesión docente, y también entre el público acerca de la necesidad de conseguir más profesores altamente cualificados. A la gente le preocupa cada vez más la calidad de la enseñanza y esto sitúa a los docentes y a la enseñanza al frente del cambio.

Sin embargo, junto a esta urgencia, o quizá incluso por ello, existen muchos debates y algo más que un ligero empeoramiento de lo que sería una enseñanza de calidad (que ha sufrido algo más que un ligero empeoramiento) y la mejor manera de conseguirla y mantenerla. Las encrucijadas están envueltas en una niebla de confusión respecto a los maestros y la enseñanza, y si tomamos el camino equivocado, nos encontraremos con precipicios a ambos lados.

1. Uno de los caminos es un ataque frontal a las pensiones y la seguridad de los docentes. Deriva del colapso financiero mundial y la opinión de que el sector público y su gran cuerpo docente deberían pagar el precio. En Inglaterra, un ministro ha proclamado que la excelencia tendrá lugar en el sector público solo cuando haya “verdadera disciplina y algo de miedo” a la pérdida de empleo2. En Estados Unidos, otros ponentes se han mostrado en contra de las compensaciones de los docentes que, según ellos, están “excesivamente orientadas a favor de los beneficios de la jubilación3”, alegando (sin datos reales) que los profesores más jóvenes quieren más dinero anticipado a expensas de la seguridad más adelante. No existe evidencia de que menos seguridad incrementará la calidad docente, aunque, tampoco que después de una crisis económica mundial los jóvenes ni siquiera quieran este intercambio. Este es un camino equivocado a seguir.

2. Un segundo camino (y relacionado) falso es el monetario. En Estados Unidos, los Departamentos de Educación del Estado tienen comités atestados de economistas que crean fórmulas para pagar a los profesores de acuerdo con su rendimiento individual —en especial, en relación a los resultados de las pruebas de sus alumnos. Deben hacer esto para cumplir con las subvenciones para la “carrera hacia la cima” concedidas por el Gobierno federal. La idea no se limita a Estados Unidos. Esta estrategia no tiene precedente histórico de éxito; hace caso omiso de la investigación psicológica que indica que la compensación económica solo mejora el rendimiento en áreas de capacidades de bajo nivel, y no en trabajos complejos como la enseñanza, y crea incentivos nocivos para los profesores especializados que evitan a los alumnos difíciles o las clases conflictivas que puedan bajar la media de la notas4. En el mejor de los casos, los salarios relacionados con el rendimiento motivan a unos pocos maestros mientras que marginan a otros y descuidan a la mayoría. Es una medida política que conduce a la insensatez profesional y deberíamos alejarnos de ella.

3. Una tercera vía (y también relacionada) es hacer más simple la enseñanza: disminuir el juicio y profesionalismo de los docentes para que lo puedan realizar personas menos cualificadas. Si se reduce el currículo, se recurre a la tecnología, se prescribe y pauta la educación, se enseña para aprobar el examen, se reduce la lectura a pasajes cortos de lectura comprensiva en lugar de compromisos enriquecedores con textos apasionantes, se acaba por estandarizar la enseñanza, hacer caso omiso de la diversidad cultural y lingüística, tratar a los maestros como meros agentes portadores de políticas gubernamentales y se limita la capacidad docente de responder a las diversas necesidades de sus estudiantes. Si éste es el tipo de enseñanza que le interesa, no se tarda mucho tiempo en preparar a las personas para hacerlo, así nos despedimos de los largos períodos de preparación y estudios de postgrado y damos la bienvenida a rutas alternativas (más baratas) de titulaciones y esquemas de formación comprimidos. Sin embargo, estos enfoques “alternativos” no son utilizados por las economías de mayor rendimiento. Si se simplifica la enseñanza se simplifica el aprendizaje y caeremos muy por debajo de los sistemas educativos y economías competentes. Este tampoco es el camino adecuado.

Debe haber mejores maneras de afrontar los problemas. Woody Allen bromeaba cuando advirtió que “más que en ninguna época de la historia, la humanidad se enfrenta con una encrucijada. Uno de los caminos conduce a la desesperación y a la total desesperanza; el otro a la extinción absoluta. Recemos para tener la sabiduría de elegir el correcto”. ¡Los esfuerzos actuales para reformar la profesión de la enseñanza corren peligro de convertir este chiste en realidad!

De cara a todas estas amenazas, los profesores y sus organizaciones hacen bien en defender su profesión —defendiendo sus pensiones ganadas con esfuerzo, resistir a la estandarización burocrática, y oponerse a sistemas y autoridades que intentan imponer reuniones después de clase con el propósito de implementar su propio programa superior que enmascara el desarrollo profesional. Pero en ocasiones esta resistencia legítima puede convertirse en una nostalgia defensiva del estilo de los años setenta, de un tiempo en el que la autonomía profesional se equiparaba con la autonomía de aulas individuales, y cuando el criterio del profesor se respetaba de manera incuestionable y siempre prevalecía. En la enseñanza, como en la medicina, no podemos mejorar la calidad de la profesión regresando a una versión que tiene cuatro décadas.

Este libro pretende proveer claridad y poder a la problemática de la calidad de la enseñanza y su solución. ¿Cómo puede la profesión docente convertirse en una fuerza para el cambio progresivo que beneficie a todos los individuos y a la sociedad?

Desde que una de las federaciones de profesionales docentes en Ontario compartió con nosotros a finales de los ochenta el concepto de La escuela que queremos: los objetivos por los que vale la pena luchar, hemos abordado el tema de forma individual y conjunta. En aquellos días, la federación requería algo que fuera “profundamente perspicaz” y contuviera “pautas para la acción” sólidas y factibles. Ahora necesitamos algo que lo supere. Con la enseñanza en la encrucijada del futuro, debemos averiguar con urgencia y claridad el modo de movilizarnos todos juntos por el bien de nuestros hijos y por la próxima generación de nuestra sociedad.

Enseñar como un profesional o enseñar como un “crack”, como se dice en el argot de los deportes, es un compromiso personal con una formación rigurosa, aprendizaje continuado, retroalimentación universitaria, respeto por la evidencia, capacidad de respuesta a los padres de los alumnos, “búsqueda de la excelencia” e ir mucho más allá de los requerimientos de cualquier contrato escrito. Pero impartir enseñanza como un “crack” día tras día no se puede sostener salvo que sus colegas también enseñen como “cracks”. Tanto si se encuentra solo en el aula o trabajando en equipo, enseñar como un “crack” significa contar siempre con la confianza, competencia y retroalimentación crítica que consiga de los colegas. Este libro plantea que enseñar como un “crack” es una responsabilidad colectiva y transparente en la que los gobiernos y sindicatos o federaciones de la docencia deben dejar a un lado sus diferencias y empezar a abrir camino.

Obviamente, los equipos pueden caer presos de lo que Irving JANIS llamó “pensamiento grupal”, en el que un grupo llega a tener una opinión inquebrantable y los miembros individuales la siguen de forma incuestionable5. El psiquiatra Wilfred BION6 advirtió que el pensamiento de grupo se manifiesta en tres tipos de comportamiento que afectan a la capacidad del grupo para resolver problemas y crean dependencia (esperan que los líderes abran camino), lucha-huida (ataque o evitación) y asociaciones (derivar en subgrupos). El pensamiento grupal ocurre cuando los administradores del sistema utilizan métodos cínicos e incluso corruptos para aumentar los puntajes de las pruebas porque “todo el mundo lo hace”, o cuando las normas colegiadas permiten que se pasen por alto comportamientos sarcásticos o poco profesionales por parte de un maestro hacia sus alumnos.

Los equipos y agrupaciones también pueden ser obligados a cumplir programas en sentido descendente, que son opresivos y forzados. Este libro propone crear una responsabilidad profesional colectiva sin que degenere ni en pensamiento de grupo dominante ni colegialidad forzada. Se trata de un libro que descubre cómo es ser profesor y explora los altibajos de la profesión. Comienza con el ser y el hacer de la enseñanza y se desarrolla desde allí para explorar el modo de reconstruir y reculturizar la profesión en conjunto. Trata de la mejora radical de la profesión por el bien de la sociedad y por el de los propios maestros.

El núcleo de nuestro estudio se basa en un nuevo concepto que esperamos y creemos pueda cambiar nuestro concepto acerca de la enseñanza, la calidad de la misma y cómo crear dicha calidad. Llamamos a esto capital profesional —el desarrollo sistemático y la integración de tres tipos de capital: humano, social y decisorio— en la profesión docente.

En lugar de tomar falsos caminos y callejones sin salida, necesitamos tomar una dirección radicalmente distinta. El capital profesional tiene que ver con la responsabilidad colectiva, no con la autonomía individual; con la evidencia científica así como con el criterio personal; estar abierto a los clientes en lugar de quedarse en un pedestal por encima de ellos y, por último, con ser duro con aquellos colegas que después de los esfuerzos y motivaciones se quedan cortos en su misión profesional y defraudan tanto a sus colegas como a sus alumnos. Este libro define y desarrolla la esencia del capital profesional. Igual de importante, muestra la forma de desarrollar el capital profesional, hacerlo circular y reinvertirlo para poder crear una nueva profesión dinámica que beneficiará a todas las escuelas de cualquier país.

No hablamos de tener un buen sistema. El capital profesional, por definición, significa tener y construir un sistema que sea realmente magnífico. Cuando McKinsey & Company descubrió que los sistemas avanzados dependían cada vez más de los colegas como fuente de innovación y de una profunda mejora7, lo que querían decir es que solo se puede ser bueno si tienes una trayectoria docente extraordinaria. El capital profesional lleva al límite lo que los maestros pueden conseguir para cada niño.

Este libro define y desarrolla la esencia del capital profesional… cómo hacerlo circular y reinvertirlo para poder crear una nueva profesión dinámica que beneficie a todas las escuelas de la nación, cualquiera que sea su país.

Si pensamos en la enseñanza en términos de creación y circulación, e inversión y reinversión del capital profesional, esto cambiará la forma de entender la profesión docente y nos dirá cómo cambiarla. Pensamos que el capital profesional puede disipar la niebla de la confusión en la enseñanza y señalar un camino productivo para todos. Nuestro trabajo es exponer la evidencia, articular la idea e indicar la dirección. Las acciones resultantes deben tener lugar con el paso del tiempo en todas partes, pero las más importantes para usted y sus colegas obligatoriamente deben empezar con uno mismo.

En última instancia, nadie le puede dar capital profesional. Es una inversión, no un donativo, concesión o regalo. Sin duda, los gobiernos pueden crear un ambiente bueno o malo para la inversión de capital profesional al elogiar a los maestros o al atacarlos, incrementando los recursos para las escuelas y recortar presupuestos, confiando en que los maestros harán habitualmente lo mejor posible o practicarán la “microgestión” para todo en caso de no ser así. En este caso, las responsabilidades políticas son tremendas. Los líderes políticos deben esperar, alentar, impulsar e invertir en capital profesional. Pero en primer lugar y lo más importante, de forma individual y colectiva, el capital profesional es algo que los propios maestros deben adquirir, extender y reinvertir. Nadie está preparado para invertir en otra persona salvo que esté dispuesto a invertir en sí mismo. Con mucho, este es el mejor sitio y por supuesto el primer lugar donde empezar.

Por tanto, construir capital profesional es una oportunidad y responsabilidad que debemos compartir todos —desde apoyar y trabajar con el profesor en la clase de al lado, hasta transformar todo el sistema. Hemos comprendido que un cambio completo del sistema no es una especie de magia. Involucra y requiere actos individuales y colectivos de inversión y una visión inspiradora y un conjunto coherente de acciones que desarrolle la capacidad de todos y fomente el aprendizaje continuado mientras se prosigue hacia delante. Nuestro objetivo en Capital Profesional es empujar, tirar y animar al individuo, al grupo y al sistema —haciendo del desarrollo del capital profesional una puesta en común que mejore el aprendizaje y rendimiento en todas partes. Empecemos este viaje crítico de transformación.

1 FULLAN M. y HARGREAVES, A. (1996), What’s worth fighting for in your school. Nueva York. Teachers College Press.

2 Ministro de Gabinete británico, Oliver LETWIN, citado en The Guardian (30 de julio, 2011). Los trabajadores del sector público necesitan “disciplina y miedo”, según Oliver LETWIN, extraído de http://www.guardian.co.uk/politics/2011/jul/30/public-sector-jobs-oliver-letwin.

3 TUCKER, M. S. (mayo, 2011), Standing on the shoulders of giants: An American agenda for education reform. Washington, DC. National Center on Education and the Economy, pág. 15, extraído de http://www.ncee.org/wp-content/uploads/2011/05/Standin-on-the-Shoulders-of-Giants-An-American-Agenda-for-Education-Reform.pdf.

En Aftershock, el anterior Secretario de Trabajo en Estados Unidos, Robert REICH, ha emprendido un análisis exhaustivo de las respuestas americanas a la crisis económica global. Esta respuesta, argumenta, protege las desigualdades de ingresos muy altos e impide que la riqueza, el consumo y el crecimiento económico circule por la sociedad; en su lugar, reduce cualquier presión sobre los beneficios al atacar las pensiones, la seguridad social y otros servicios del sector público. Ver REICH, R. B. (2010), Aftershock: The next economy and America’s future. Nueva York. Alfred A. Knopf.

4 Habrá un debate exhaustivo más adelante sobre los temas de este tópico. Sin embargo, para incentivos perversos ver BIRD, S. M., COX, D., FAREWELL, V. T., GOLDSTEIN, H., HOLT, T. y SMITH, P. C. (2005), “Performance indicators: Good, bad, and ugly”. Journal of the Royal Statistical Society: Series A (Statistics in Society), 168(1), págs. 1-27.

5 Irving JANIS inventó el término el “pensamiento grupal” en 1972 para referirse a las decisiones de la facultad ocasionadas por la presión del grupo. Ver JANIS, I. L. (1972), Victims of Groupthink. Nueva York. Houghton Mifflin; y JANIS, I. L. (1982), Groupthink; Psychogical studies of policy decisions and fiascos. 2ª edición. Nueva York. Houghton Mifflin.

6 BION, W. R. (1961), Experiences in groups. Londres. Tavistock.

7 MOURSHED, M., CHIJIOKE, C. y BARBER, M. (2010), How’s the world most improved school systems keep getting better. Londres. McKinsey & Company, extraído de http://mckinseyonsociety.com/downloads/reports/Education/How-the-Worlds-Most-Improved-School-Systems-Keep-Getting-Better_Download-version_Final.pdf.